Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

lunes, 16 de mayo de 2016

Urdón - Canal de Osina - Sierra de Bejes - Canal de Reñinuevo - Cuetodave

Esta actividad la realizamos el pasado sábado 30 de Abril, una semana después de la realizada con el Peñas Arriba entre Bejes y Urdón pasando por Tresviso. Y fue precisamente en esta marcha, al contemplar la parte del canal de Reñinuevo que se divisa en el descenso de Tresviso a Urdón y comentando que algunos del grupo aún no la conocían, que surgió la idea  de ponerla en nuestra agenda, para realizar lo antes posible este espectacular recorrido.
También aquí surgió  como llevarlo a cabo, pensamos que podíamos comenzar en Urdón y aprovechar para recorrer el sendero recientemente acondicionado que une esta localidad con el pueblo de la Hermida, y que a nosotros nos llevaría al inicio de la canal de Osina, que una vez superada nos deposita en el collado de Osina. Después recorreríamos toda la sierra de Bejes, hasta llegar al collado de Hoja y desde este collado descender hasta el canal de Reñinuevo por la canal de Perilluenga, canal totalmente desconocida para nosotros y por donde discurre el camino que unía los pueblos de Bejes y de Tresviso. Una vez llegado al canal, se trata de seguirle en todo su recorrido hasta llegar al casetón, que al pie del Cuetodave, y en un lugar increíble, fue construido por la Electra de Viesgo. En el casetón ya termina el canal y el agua se introduce en un grueso tubo que cae a plomo casi 300 mt. hasta la central de Urdón donde mueve la turbina que genera la electricidad.
El canal se recorre a tramos por el borde del muro del mismo canal y en los lugares donde este es intransitable por introducirse en largos túneles labrados en la roca, el sendero abandona el canal para en continuos sube y baja, recorrer sitios increíbles.
En el vídeo que pongo al final de este relato, se ve con bastante precisión todo el recorrido arriba descrito, con el añadido de la subida a la cumbre del Cuetodave que realizamos Julio y yo.
Aunque para este sábado, para no variar, daban algo de lluvia, para que este proyecto no se perdiera en el tiempo, nos animamos y para los ocho de la mañana estábamos en Urdón dispuestos efectuar este espectacular y duro recorrido.

Comenzamos recorriendo los casi dos kilómetros que tiene el camino que unía Urdón con la Hermida que ha sido acondicionado recientemente, y que transcurre por encima de la carretera del desfiladero.

Un poco antes de llegar al pueblo de la Heermida encontramos el desvío para meternos en la canal de Osina, donde nos hacemos la "foto de salida" y donde vemos a tod@s los que nos hemos reunido para la ocasión.

Y comenzamos a superar esta bonita canal.


Según ganamos altura, vamos obteniendo una buena visión del desfiladero y del pueblo de la Hermida.


El sendero esta bastante marcado y no cuesta seguirle, aunque algunos tramos están "parriba"


Bonito tramo con las rocas tapizadas por el musgo.

La canal termina en el collado de Osina desde donde se tiene una magnífica vista de casi toda la Senda de la Peña, camino normal para acceder al pueblo de Tresviso desde el desfiladero.

Tras dejar atrás el collado, comenzamos a recorrer la bellisíma Sierra de Bejes, plagada de hayas y avellanos, con rincones insólitos e ímágenes insospechadas, como esta de la entrada a los dos barrios que forman el pueblo de Bejes.

Cada poco nos vamos encontrando con distintas cabañasa, alguna de ellas ya en muy mal estado. En una de ellas nos metemos a picar un poco, guareciéndonos de un breve chaparrón que las nubes que andan algo amenazadoras, nos han soltado encima.

Afortunadamente, a los pocos minutos cesa de llover y el sol pone un toque de luminosidad a este precioso recorrido.


Otra cabaña en claro proceso de derrumbe. Comentamos que de aquí a pocos años habrán desaparecido la mayoría de ellas.

Una breve parada para un cambio de impresiones y para disfrutar de lo que nos rodea.

 La sierra de Bejes termina en el collado de Hoja, 250 mt. por encima de Bejes y donde se inicia el descenso del la canal de Perilluenga por donde discurre el camino que unía el pueblo de Bejes con el de Tresviso, hoy solo utilizado por montañeros, de hecho, ibamos con algo de miedo, pues a Jelu le habían comentado que no se podía transitar por ella debido a la maleza. Afortunadamente no fue así, y aunque se ve que el camino esta bastante deteriorado, se puede transitar por el con el solo inconveniente de su fuerte inclinación en algunos tramos.

Por entre el arbolado vemos el río Urdón cerca de su nacimiento, encajonado en un profundo barranco.

Tras un rato de vertiginoso descenso hacia el cauce de río, llegamos al canal de Reñinuevo, que recoge las aguas en el nacimiento del Urdón y las canaliza hasta el casetón unos kilómetros mas adelante. Le recorremos unos metros por el muro que encauza las aguas y enseguida tenemos que dejarlo para descender unos metros por un marcado sendero, dando comienzo al continuo sube-baja que unas veces nos lleva al muro del canal, y otras nos desvía del mismo para recorrer sitios increíbles, donde a veces parece imposible que el sendero tenga continuidad.

El sendero transcurre en gran parte de su trazado con cortados por arriba y por debajo del mismo, con el agravante de los espesos escajos que lo cubren en alguno de sus tramos.

Este es uno de esos sitios imposibles por donde transcurre el sendero.

El mismo lugar con mas perspectiva.

El sendero muy estrecho labrado en la misma pared, exige la máxima concentración de donde se ponen los pies.

Y llegamos al Corredor de Matallana, un pasadizo de hormigón con balaustrada, completamente colgado al vacio y que en la guía recomienda se pase de uno en uno.

Después de recorrer otro tramo por el muro del canal, lo dejamos de nuevo para seguir otro tramo del sendero, que en esta ocasión nos lleva hasta un paraje situado a la izquierda del sendero que es un auténtico nido de águilas, y donde decidimos pararnos a comer, aunque hoy aún sea un poco pronto. Desde él tenemos esta impresionante vista de una parte del camino de Tresviso.

 Después de comer y antes de ponernos en marcha, fotografío a Jelu con la cumbre del Cuetodave al fondo.

Esta es la vista que hemos disfrutado del canal desde nuestro comedor.

Jelu y Juan Carlos que van a todo "trapo" me ofrecen esta espectacular foto, caminando sobre el abismo con solo 35 cm. de muro para poner los pies.

Ya próximos al casetón, se tiene esta perspectiva de la Senda de la Peña, o camino de subida a Tresviso. También atravesamos el único túnel por donde discurre el canal que es accesible, gracias a unas chapas metálicas que permiten ir pisando por encima del agua, eso si, hay que atravesarlo bien agachaditos para no pegar con las mochilas en el techo.

Volvemos a dejar el canal y recorremos otro tramo de sendero labrado en la misma pared.

Ahora se nos muestra esta vista del desfiladero de la Hermida.
Llegamos al casetón donde se termina el canal y donde se comienza un vertiginoso descenso por unas escaleras también labradas en la misma pared, hacia el camino que sube a Tresviso, ya muy cerca de la central de Urdón.
Miro el reloj y veo que son las 3,30. Aún es muy pronto, pienso, en menos de una hora estamos en el coche. Las otras dos veces que he estado en este lugar, me quede con las ganas de subir a la cumbre del Cuetodave, pero en esas ocasiones ni la hora ni las ganas me permitieron hacerlo. A voces mando esperar a mis acompañantes que van a todo meter bastante mas adelante de Julio, que me ha acompañado en este último tramo, y de mi. Les propongo lo de subir al Cuetodave pero ninguno esta por la labor. Me dicen que suba yo si quiero. Yo les digo como van a estar esperándome mas de dos horas que es lo calculo me llevaría subir y bajar. Julio me dice que el también me acompaña, y los otros, que no les importa esperarnos, que para hacer tiempo, se van hasta la Hermida a tomarse unas cañas. No me lo pienso dos veces y nos ponemos inmediatamente en marcha. En este momento, dos chicos que descienden de la cumbre llegan hasta nosotros. Les pregunto si la subida tiene algún paso complicado y nos dicen que no, algún trazo de sendero, algún hito, y eso si todo muy píndio.

A las 4,30 llegamos a la cumbre, justo una hora después de haber dejado al resto de la expedición. Las vistas de esta modesta cumbre (836 mt.) son espectaculares. Tenemos a nuestros pies el collado de Osina y una vista de toda la sierra de Bejes por donde hemos ascendido esta mañana.

Julio en la cumbre con la senda y el pueblo de Tresviso al fondo, y por encima de ello, el Cueto de la Cerralosa.

Y el otro expedicionario.

Esta vista de la sierra de Bejes por donde transcurre la canal de Reñinuevo.

Enseguida comenzamos el descenso para no hacer esperar mucho a los que no han subido. Pero el terreno es muy empinado y muy malo de pisar, así que hay que bajar con el máximo cuidado. Por el wualqui nos hemos comunicado con los de abajo y ya saben que estamos descendiendo.
Julio señala el increíble sitio donde hemos comido.

Con gran alivio vemos ya próximo el casetón, enseguida dejaremos atrás este terreno tan incómodo.

Otra vista del río Urdón y del camino de Tresviso.
A partir del casetón y tras pasar los túneles labrados en la roca, el camino, tapizado de hierva, desciende en continuos zig-zas hasta enlazar con el de Tresviso ya muy cerca de la central de Urdón, donde vemos a nuestros compañeros que nos están esperando para iniciar el regreso hacia Santander, eso si, con una parada en el Resbalón de Panes a ponernos "morados" de cerveza y de queso de Tresviso.
Solo puedo decir que espectacular y preciosa la marcha de hoy, además rematada con la cumbre del Cuetodave.
Y me despido con el deseo de que os guste el reportaje y el vídeo.