Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

sábado, 14 de marzo de 2015

Subida al Collado de la Galavín 1045

Hoy sábado 14 – 3 – 2015 un grupo de cinco montañeros del 2000 Y Pico subimos hasta el Collado la Galavín.
Habíamos que dado en Panes para decidir a dónde íbamos a subir; al final decidimos subir desde San Esteban de Cuñaba, hasta la majada de Sumbeju para fotografiar la cascada; una vez en Sumbeju decidimos subir hasta el Collado la Galavín, y visto que la niebla estaba unos metros por encima de nosotros decidimos dar la vuelta.
Estaba un buen día de montaña, aunque cuando estábamos llegando a San Esteban comenzó a llover suavemente; la nieve recién caída bajo hasta los 750 metros.

   Amanecer desde Bores

    Salida de San Esteban de Cuñaba

    Isa sujetando un roble en el Canal de Ciercos

     Collado de Galameria desde el Canal de Ciercos

    Cara Norte de la Cerralosa desde el Canal de Ciercos

    Subiendo por el canal de Ciercos

   Aguja de la Canal de Ciercos


     Cabeza Vigueras desde el Canal de Ciercos

    Con poca agua la Cascada de Sumbeju

   Isa en Sumbeju

   Llegando a Sumbeju

    Junto a las cabañas de Sumbeju



    Subiendo al Collado de la Galavín

     Dani celebrando la subida al Collado de la Galavín

    Buitre en el Collado de la Galavín

     el Grupo menos el fotografo en el Collado de la Galavín

     San Esteban de Cuñaba desde el Canal de Ciercos

Raquetada al Valdecebollas...............¡sin nieve!

Por fin el sábado pasado teníamos un día de buen tiempo para poder ir a disfrutar de la gran cantidad de nieve caída durante este duro invierno, y para ello nos fuimos al Valdecebollas que era también la primera ruta del calendario de actividades de este año.
La ruta transcurre por la larga cresteria que partiendo del collado de Somahoz recorre la sierra de Hijar y la sierra de Peña Labra hasta llegar a la cumbre del Sestil Bajo donde da un giro hacia el suroeste para llegar a la cumbre del Valdecebollas, un largo recorrido de 12km, aunque con poco desnivel a salbar, algo menos de 1000 m.

 En el grupo que se apuntó para el evento había ganas de raquetada, de hecho, se vieron varias caras nuevas que hacia mucho tiempo que no nos acompañaban y con ese espíritu nos pusimos en marcha con un poco de frio, a las 8,30 de la mañana.

 Enseguida nos comienza a dar el sol y tenemos que realizar una primera parada para aligerarnos de ropa y cambiarnos de vestido de invierno al de verano.

 Vamos ascendiendo en busca de la arista entre brezos y pisando una nieve dura que nos peermite ascender con soltura.


 Llegamos a la arista compuesta en este primer tramo por grandes bloques de conglomerado que no permite transitar por su cresteria, por lo que descendemos un poco para progresar por su vertiente sur unos metros por debajo de ella pisando una muy buena nieve.

 Un nuevo intento fallido de progresar por la cresteria, de momento no es posible seguir por ella.

 Continuamos ascendiendo por su vertiente sur. La nieve que ahora esta en unas buenísimas condiciones, en el descenso por la tarde se convertirá en un verdadero infierno.

 Chema "el rebeco" nos da un "solo" de guitarra bien encaramado en este estupendo escenario.


Vamos dejando atrás la parte rocosa de la arista y progresamos con comodidad disfrutando de las magníficas vistas que el día de hoy nos ofrece.

 Reinosa con el Castro Valnera al fondo.

 El pantano del Ebro.

 Pasadas las 10,30 nos paramos a tomar las 11.

 ¡A quién no le gusta posar con este magnífico fondo!

 Seguimos progresando por la cresteria disfrutando de estupendas vistas pero sufriendo la decepción por la falta de nieve. Toda la cresteria sufre la ausencia del blanco elemento debido a la lluvia y a las altas temperaturas de los días pasados.

 Espe con el Iján, el Cordel y el Liguardi de fondo. Hay nieve por todos los lados menos por nuestro camino.

 Una elevación de la cresteria forma la cumbre de Peñas Majaducas de 1.951 m.

 Ya vemos al fondo el Sestil Alto y al Valdecebollas por detrás de el. Pero la decepción es enorme al comprobar que todo el cordal que tenemos que recorrer esta limpio de nieve. ¡Menudo paseo que vamos a dar hoy a las raquetas!

 Pasada la una del mediodía llegamos al Sestil Bajo. Estamos a 2.062 m. y el suelo por donde pisamos totalmente limpio de nieve.

 Compensa un poco nuestro cabreo las vistas que disfrutamos. Hacia el oeste tenemos el Espigüete y el Curavacas.

 Al norte la zona del Samelar y Peña Labra y en la parte de abajo, la zona donde se ubica la cueva del Cobre, nacimiento del río Pisuerga.

 Y al sur el inicio de la meseta con la Peña Amaya sobresaliendo sobre el horizonte.

 Foto de cumbre en el Sestil Bajo 2.062 m.

 Y tras un último esfuerzo pasando por debajo del Sestil Alto, a las 2,15 llegamos a la cumbre del Valdecebollas 2.143 m. Como se ve, la cumbre también limpia de nieve.

 Precioso el panorama hacia los Picos.

 Contemplando un belen colocado en uno de los muchos montículos de piedra que hay en la amplísima cumbre.

 La foto de cumbre no puede faltar.

 El día invita a extasiarse con las vistas.

 El Curavacas con detalle.

 Y el Espigüete.

 Parte del Central y del Oriental.

 Tras disfrutar de la comida en la cumbre iniciamos el descenso. Hemos decidido dividir el grupo, los tres chóferes mas Isa y yo, descenderemos por el mismo camino de subida hasta el collado de Somahoz donde tenemos los coches. El resto descenderán por el refugio del Golobar hasta el aparcamiento que existe por encima del pueblo de Salcedillo, donde subiremos a buscarles con los coches.

 Preciosa vista del Castro Valnesra.

 Desde la cresteria por la que estamos descendiendo, fotografío a los compis que bajan hacía el refugio.

Recorremos toda la cresteria sin tomarnos un respiro, casi en la mitad de tiempo que nos llevó la subida.
Hasta que llegamos a la parte final donde tenemos el roquedo con la nieve que tan buena estaba para caminar por la mañana. La alta temperatura que hoy hemos tenido ha reblandecido la nieve, y de pronto, comenzamos a hundirnos hasta mas arriba de la cintura. Los cinco en algún momento nos hundimos y nos cuesta un gran esfuerzo volver ha salir a la superficie. Caminamos como si fuéramos pisando huevos pues es dar tres pasos y volver a hundirse de nuevo.
Mientras tanto, los que bajaron por el Golobar se ponen en contacto con nosotros a través de los gualquis para comunicarnos que ya han llegado al pueblo de Salcedillo donde esperan a que subamos a recogerlos. Les contamos en el berenjenal que estamos metidos y les decimos que nos esperen con paciencia.
 Continuamos el descenso y hablamos de ponernos las raquetas, pero decidimos no hacerlo ante el temor a producirnos alguna lesión debido a los grandes agujeros que hay entre las rocas.
Finalmente y  al llegar a una zona con menos roca, mientras algunos luchamos para salir del agujero donde una vez mas nos hemos colado, Chema se pone las raquetas para comprobar que con ellas se hunde mucho menos y le permite recorrer mas distancia sin hundirse.
Nos ponemos todos las raquetas y con máximo cuidado vamos descendiendo, unas veces por la nieve y otras por roca y brezo. Ahora nos toca patinar casi continuamente hasta que por fin, cuando ya está comenzando a anochecer, dejamos atrás la nieve y ya solo nos queda llegar a la carretera para recorrerla unos 300 m. y por fin llegar a los coches.
Son las 7,30 y hace 11 que comenzamos a caminar por la mañana.
Subimos hasta Salcedillo a recoger al resto de la expedición e iniciamos el regreso a casa, esta vez sin parada para la cerveza y el pastel.
Han sido casi 26 km. Una gran raquetada..........¡sin nieve y con las raquetas paseándose en las mochilas!