Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

jueves, 30 de abril de 2015

MONTAÑEROS CÁNTABROS AFECTADOS POR EL TERREMOTO DE NEPAL

Noticia recogida del Diario Montañés.
Relatan los avatares que han sufrido y están sufriendo a causa del terremoto.
Como citan a la Sociedad Deportiva de Torrelavega, quizá alguno los conozcáis.
Pongo aquí el enlace de la página del Diario Montañés donde lo publica.

http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201504/28/localizan-vida-montaneros-cantabros-20150428131609.html


miércoles, 29 de abril de 2015

Subida al Trigaza 2.085

Hoy miércoles 29 – 4 – 2015 Yacki y yo salimos del pueblo de Alarcia (1.160) en la Sierra de la Demanda, y subimos a Pico Trigaza (2.085) el recorrido entre Alarcia y el Trigaza, y viceversa, es de 23 kilómetros .
Salimos de casa a las 6,30 horas, a las 14 horas ya restábamos en casa de nuevo, cuando salimos de casa caían gotas, y en cuanto amaneció el cielo estaba completamente encapotado, ha partir de 1650 metros hacia una niebla que en algunos momentos era bastante espesa.
Salvo en las cornisas de la cara Sur del pico donde todavía quedan algunos tramos de nieve, en el resto prácticamente no queda nada.
Durante todo el camino se encuentran maquinas cortando madera; la Sierra de la Demanda es muy rica en recursos madereros; pero también es fácil apreciar que algo está fallando, en todo el camino se encuentran montones de madera que hace varios años que fue cortada.

     Iglesia en la campa de Alarcia

      Vacas en los campos de Alarcia


     Madera recien cortada de los pinares de Alarcia


     Madera cortada hace años en los mismos pinares


    Torres para la caza de pluma


      Caseta con porche al lado de cada torre

     Area recreativa en ruinas en el camino de subida



     Ref en ruinas en la subida al Trigaza

     
      Tanto las antenas como los paneles solares están deteriorados,  y ya estaban así cuando subí en diciembre

      Yacki pisando la nieve


    Cumbre del Trigaza

        Yacki en la cumbre del Trigaza

     Cumbre del Trigaza

    En la cumbre del Trigaza 2.085

      Cornisas de la cara Sur del Trigaza

martes, 28 de abril de 2015

De San Esteban a Tresviso por la Pasá del Picayo

Por pura casualidad el viernes me enteré que los Gominolas se iban el sábado a realizar la senda del Picayo entre San Esteban de Cuñaba y Tresviso, y aunque en principio este sábado no tenia previsto hacer montaña, al recordar lo bonita y espectacular que es esta ruta (la he realizado dos veces, la última en noviembre del 2008) no pude resistir la tentación e inmediatamente llame a Javichu para que me recogiese a las 7,45 en mi casa.
Ademas contaba con otro aliciente muy atrayente. Tras estropearse mi cámara de fotos y vídeos el sábado anterior y después de haberme pasado por Media Mark para comprar otra, ardía en deseos de poder estrenarla, y que mejor estrene que en esta espectacular ruta que tantos rincones de gran belleza esconde.
Y tras el bonito reportaje que ha puesto Tomás en el blog de Gominolas, aquí os pongo yo el mio, completando así una buena visión de lo que fue la ruta.
En la foto de salida se ve a todos los que nos juntamos para disfrutar de este día tan espectacular de montaña que al final tuvimos.
Con la mayoría hacia ya tiempo que no coincidía.

Salida del pueblo de San Esteban.

Hoy con la cámara nueva veo cosas fotogénicas por todas partes. Esta la de un gigante caído.

 Al pasar por el mirador de Cueto Bea, el personal posa para los fotógrafos.

El pueblo de donde hemos salido va quedando muy abajo.

Así de caótico es el terreno por donde nos movemos.

El sendero nos introduce en el monte Robicores donde nos encontramos algunas hayas de gran porte, aunque mas de una no ha aguantado los vendavales.


Como tengo que probar mi nueva cámara en todos los terrenos, lo hago con estas florecillas que nos indican que ya estamos en primavera.

Y también con este bonito contraluz.

Chema y Dani se encaraman en estas piedras con no muy limpias intenciones, Paco sube tras ellos para poner un poco de cordura.

El sendero se comienza a poner bastante vertical y nos comienza a mostrar sitios increíbles.


Al fondo tenemos el Tiolda o "pequeño Naranjo" por la visión que de el se tiene cuando se pasa por la carretera del desfiladero.

El sendero parece conducirnos a sitios imposibles.

Pero siempre tienen salida, aunque sea por canales muy empinadas.

¿De donde salen esos?

¿Y adonde se dirigen estos?

Lola, con la sierra Nedrina que tan bien conocen Jelu y Tomás al fondo.

Atravesamos canales que parecen acabar en el abismo.

San Estaban cada vez mas lejos.

Tras parar a tomar las 11 disfrutando de un muy buen momento de cháchara, nos ponemos de nuevo en marcha para llegar al collado de los Cabreros que se ve a la izquierda de la foto.

Enseguida se nos muestra esta vista de Rumenes, con el cruce donde arranca la carretera que sube hasta San Esteban y hasta Cuñaba.

Esta de la Peña Llaneces con el desfiladero a sus pies.

Al fondo tenemos los pueblos de Peñarrubia por encima del pueblo de la Hermida. En el centro destaca el monte de Santa Catalina donde se encuentra el mirador del mismo nombre y que este grupo ya ha visitado en alguna ocasión.


Seguimos progresando por un sendero incomodo que nos exige la máxima atención.

Vista "super aérea" de la central de Urdón.

Pasando la Jorcá del Picayo, puerta natural del episodio que da nombre a nuestra ruta de hoy.

Desde donde se tiene esta vista del puerto de Pelea por encima del pueblo de Bejes.

Superando la otrora peligrosa Pasá del Picayo, que hoy ha sido "dulcificada" con algo de cemento para apoyo de los pies  y de un cable para el agarre con las manos.

El pueblo de Bejes y la subida hacia el collado Pelea, arriba a la izquierda.

Se nos van apareciendo las cumbres nevadas del macizo Oriental.

Con el potente zoom de mi nueva cámara "atrapo" la caseta de la canal de Reñinuevo, donde se aprecian las vertiginosas escaleras por las que se desciende tras recorrer esta otra espectacular ruta.

Otro tramo en descenso que nos exige la máxima atención, con el suelo muy pedregoso y resbaladizo.

Este tramo ya es mas cómodo.

Parece que va por una auténtica pared.

El puntiagudo Cuetodave con el collado de Osina a su derecha.

Se nos muestran las cumbres del Oriental algo tapadas por las nubes. Vemos el Macondiu y a sus pies las majadas de la Llama y de la Cerezal.

El ir a cola del pelotón me permite captar estas vistas de la senda.

Esta con el Alto de las Verdianas al fondo.


Por fin, ya damos vista al pueblo de Tresviso.

Los buitres nos sobrevuelan de vez en cuando en busca de "carroña".

El macizo central con muchas nubes y con mucha nieve aún.

Llegando a Tresviso nos encontramos con estos restos de un caballo, imaginamos que víctima de alguno de los aludes que se ve han caído por la zona este pasado invierno.

Tresviso con el Samelar al fondo.

Cerca de las 2,30 llegamos al pueblo, casi todos con un hambre canina.

Tras comer, beber y reír iniciamos el descenso hacía la central de Urdón. Por enfrente del camino se ve por donde discurre el inverosímil sendero que recorre la llamada canal de Reñinuevo.
Algunos se quedaron con las ganas de recorrerlo, pero tendrá que ser en otra ocasión, según la guia, desde Tresviso hasta Urdón lleva 4,30 horas.

 El monte de hayas comienza a verdear.

Por esta pared trascurre otra ruta increíble que realizamos hace tiempo y que no me importaría repetir, el Tombu Robru.
Y esto fue todo, bonita ruta, bonito día y estupenda y "ruidosa" compañía.
Hoy el vídeo de la ruta va en dos partes, debido a un problema de configuración de mi nueva cámara que ya esta corregido, pero que en esta ocasión me ha obligado a partirlos.