Norma que debiera ser de obligado cumplimiento

Norma que debiera ser de obligado cumplimiento para todos
Para facilitar la organización de vehículos y saber a quienes hay que esperar en Mompía o en cualquier otro lugar de reunión de salida, se ruega muy encarecidamente enviar un mensaje bien al móvil, o bien al correo electrónico de Alberto o quien dirija la salida, indicando quiénes van a ir a la marcha, lo más tarde el viernes al mediodía, si es posible.

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

CALENDARIO DE MARCHAS 2014

viernes, 14 de noviembre de 2014

Subida a la Capia en el Monte Dobra 604

Ayer jueves 13 – 11 – 2014 Pedro y yo, subimos a la Capia en el Monte Dobra; salimos del aparcamiento de Puente Viesgo, y subimos durante unos 3 kilómetros por la carretera, la bajada la hicimos en algunos casos por donde podíamos y en otros por caminos del ganado hasta llegar a la carretera cerca del pueblo.
La bajada la hicimos por el Sur de la Capia pasando cerca de la Cantera; así fue como encontramos la jabalina con los cinco rayones; esta jabalina esta en un hoyo, atada con una cadena larga, que le permite estar en movimiento.
La verdad es que tanto la jabalina como los rayones están muy bien atendidos: en el hoyo donde está atada tiene lo que se conoce como cocino de piedra donde los dueños le darán la comida.
Tuvimos un día con mucho aire, y en algunos momentos fresco.

    Amanecer desde Bores


      La peña Robriguero

     Esto son los filetes del mañana


      La bahia de Santander desde la Capia

    Peña Cabarga desde la Capia

     La playa de Liencres desde la Capia

      Los Corrales de Buelna desde la Capia

   En el alto de la Capia 604



      La inscripción de un mojón de la zona, la foto de la otra cara del mojón se perdio
     la fecha era de principios de 1.800


   Cabras entre las argumas


    Jabalina con cinco preciosos rayones


    Los rayones casi comian de la mano




      Los contrastes del monte por donde bajamos

     Ovejas en Puente Viesgo


     Preciosas flores en el aparcamiento de Puente Viesgo

De Vendejo al Pico Corcina

El sábado pasado día 8, realizamos la marcha del calendario correspondiente al mes de noviembre y que consistió en la ascensión al Pico Corcina desde el pueblo de Vendejo.
Esta cumbre la visitamos hace tres años y medio, y aunque llegamos a la cima, aquel día no supimos muy bien por donde anduvimos, ya que la niebla nos envolvió desde que salimos de Vendejo, hasta que regresamos a el una vez finalizada la marcha. Y este sábado tampoco estaban muy claras las cosas, pues la previsión del tiempo también daba algo de lluvia, sobre todo por la tarde.

Los nueve que nos juntamos para realizar esta marcha. A destacar el reencuentro con el amigo Jota, que hacia ya tiempo que no nos acompañaba.
También hoy tocaba dar la bienvenida a Pedro que se incorporaba al grupo por mediación de Jelu y que nos acompañaba por primera vez. Esperamos pueda soportar los duros desniveles de nuestras marchas y se convierta en asiduo en nuestras andanzas.

Caminamos unos metros por la carretera que sube hasta Caloca y enseguida la abandonamos para afrontar una dura pendiente que nos acerca al pie de la espectacular Peña Cigal.
En la foto el pueblo de Vendejo de donde hemos partido.

Ya pegados a la cara suroeste de la Peña Cigal, seguimos ascendiendo por una dura pero bonita pendiente que con gran esfuerzo nos permite superar metros de desnivel con bastante rapidez.

Impresionantes paredes tiene esta alargada peña donde existen varias vías de escalada de considerable dificultad.

Como hoy en el grupo hay varias personas que practican la escalada, la conversación versa sobre las impresionantes vías que se aprecian en la pared.

A nuestra derecha llevamos en todo momento las paredes de la Peña Cigal. A nuestra izquierda vemos al fondo el Pico Bistruey ya con algo de nieve y un poquito a su derecha y por encima nuestro, la Peña Campunuera, similar a la Peña Cigal aunque con algo menos altura. Hacia ella tenemos que dirigirnos para ir bordeándola hacia su izquierda.

Seguimos ascendiendo con el cielo de momento despejado. Solo por el sur, algunas nubes intentan acercarse empujadas por un fuerte y fresquito viento del suroeste.

Una paradita de reagrupamiento y de avituallamiento, que a alguno ya se le queja el estomago.

Jelu admirando el paisaje. A sus pies las praderías que hay por encima del pueblo de Caloca.

Continuamos la ascensión para llegar a un collado justo donde termina la Peña Cigal.
Desde el realizamos una travesía en ligero descenso para llegar al pie de la cara sur de la Peña Campunuera.

Bordeamos esta peña para ascender pegados a su pared suroeste hasta llegar al collado Campunuera desde donde ya tenemos a la vista la cumbre del Pico Corcina.

 A nuestra izquierda y por debajo nuestro, vemos las casas del pueblo de Caloca por donde pasaremos en el descenso del Corcina.

En el collado Campunuera con el Corcina al fondo.

La Peña y el collado Campunuera.

Nos acercamos al pie del Corcina y vemos en la vertiente norte de la montaña la también espectacular Peña Diego, adornada con el arco iris y con los Picos ya vestidos de blanco.

Pisamos las primeras nieves de la temporada y en ellas descubrimos varias pisadas de oso. Nos hace mucha ilusión, pues no es nada fácil encontrar rastros de este esquivo animal.

Subiendo entre brezos nos vamos acercando a los 1.875 m. que tiene esta cumbre.

Uno de los muchos pueblos lebaniegos que se divisan desde el Corcina.

Entre fuertes ráfagas de viento y algunos copos de nieve que en lugar de caer, vuelan en horizontal, llegamos a la cumbre.

El personal no aguanta mucho en la cima. Tengo el tiempo justo para sacar unas fotos de las estupendas vistas que tiene esta montaña. Esta hacia los pueblos de Dobres y Cucayo.

Por donde hemos subido.La Peña Campunuera y el collado del mismo nombre.

Hacia el Bistruey, que es de donde viene el viento y las nubes.

Cucayo medio escondido y a su derecha Dobres.

La Peña Jorá, por encima del pueblo de Bárago.

Descendemos hacia las Collaillas, amplio collado que separa el Corcina del Bistuey, donde nos paramos a comer al abrigo de una gran peña

¿La mejor calefacción? ¡el calor humano!

Iniciamos el descenso hacia Caloca con esta vista de la Peña Cigal por donde subimos por la mañana.
La amenaza de lluvia, al final se queda en cuatro gotas que en algunos momentos nos cayeron.

Después de tener que superar dos alambradas sin portilla de paso, (puestas por alguien que se empeña en poner puertas al campo) y de perder un guante, llegamos al pueblo de Caloca.

Ya solo nos queda descender hasta Vendejo, a tramos por carretera y a tramos por atajos.
Hoy llegamos a los coches antes de las cuatro. Alguno me dice que esto ha sido una gominolada, pero una gominolada digna de recorrerse.


¡HASTA LA PRÓXIMA!